Dronótica, una tendencia educativa innovadora

Tecnofilia. Número 97

Aprender matemáticas, física, robótica o geografía a través de los drones permite concentrar la atención de los alumnos y enseñar a trabajar en equipo. 
Redacción CIO

En el deseo de modernizar las formas de impartir el conocimiento y ofrecer a los estudiantes un aprendizaje que cada vez les sea más significativo, como se planteaba en el artículo Tecnofilia 25, las posibilidades que el uso de drones les puede brindar son muchas.

“De forma especial, el aprendizaje a través de drones tiene muchos beneficios en la educación de los alumnos del siglo XXI. Gracias a ellos se pueden aprender diferentes conceptos en una enseñanza adaptada a la innovación y las nuevas tecnologías: matemáticas y trigonometría, diseño, tecnología y electrónica; topografía y geografía; programación y robótica, así como el trabajo en equipo” (CIO, 2017)

De acuerdo a lo que nos presenta el reportaje Los drones sobrevuelan las aulas, de la revista Educación 3.0 (2017), la palabra "dronótica" no se encuentra en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, pero cada vez es más común escucharla en los salones de clase. Este concepto es una tendencia educativa innovadora muy similar a la robótica y a la programación, pero aquí los protagonistas son los drones. Entre estas tendencias se encuentran diversas semejanzas: su forma de montaje, algunos de sus usos y que su funcionamiento puede automatizarse, pero con la gran diferencia que los drones ¡vuelan!

En el tema de Didáctica Drónica, el profesor Ignacio Arias, responsable de este proyecto y profesor de Arte y Robótica del Colegio El Pinar, en Alhaurín de la Torre (Málaga), afirma que "aunque la finalidad no es que todos los alumnos sean ingenieros robóticos, el objetivo es que construyan con sus manos conocimientos que les permitan adquirir las aptitudes y competencias que necesitarán en el futuro. De esta manera, tienen la posibilidad de explorar sus capacidades de trabajo en equipo, su conocimiento en nuevas tecnologías, el control de componentes electrónicos y la automatización a través de diferentes lenguajes y programas" (Educación 3.0, 2017).

En este innovador aprendizaje, Ingrid Mosquera (2018) destaca la motivación extra que representa para los estudiantes el uso de drones, además de contar con una metodología de carácter práctico y activo, en la que los alumnos, al ser protagonistas, acceden a un aprendizaje manipulativo o aprendizaje por descubrimiento.

En relación a esto, ella nos comparte algunas ideas para hacer las clases más innovadoras y atractivas, despertando la curiosidad de los alumnos. 

  1. Creación de un dron: aprender matemáticas (trigonometría), robótica, electricidad, química (batería), programación, además de una dosis alta de perseverancia.
  2. Desarrollo de proyectos: hacer videos, fotografías, murales o mapas, entre muchas otras posibilidades.
  3. Matemáticas: realizar cálculo de recorridos, distancias, formas geométricas o gráficos temporales.
  4. Monitorización de desastres naturales: sobrevolar los restos de un incendio forestal y concienciar a los alumnos de la importancia de cuidar la naturaleza.
  5. Contacto con otras clases y cursos: enviar el dron de una clase a otra con mensajes o para entablar relaciones, hacer actividades conjuntas o proyectos.
  6. Arte y pintura: a un dron se puede añadir casi cualquier elemento, por ejemplo un pincel.
  7. Ciencias naturales: conocer el medio ambiente en tiempo real.
  8. Debate: discutir sobre aspectos éticos y legales del uso de drones.
  9. Educación física: grabar a los estudiantes realizando un deporte, para posteriormente poder mejorar movimientos o estrategias de equipo.
  10. Cursos sobre drones: para aprender a crearlos, o para aprender sobre mecánica de vuelo, aerodinámica, motores, electricidad, electrónica, comunicación, capacidad de las baterías químicas, programación, usos de drones, fotografía y videos aéreos, diseño industrial, posibles usos sociales, etc.
  11. Universidad: realizar proyectos de arquitectura, construcción o ingeniería, control y conocimiento de flora y fauna, entre muchas otras posibilidades.
  12. Lluvia de ideas: plantear un proyecto en el que los alumnos propongan cómo los drones pueden ser los protagonistas.

Es una realidad que muchas de estas actividades se podrían hacer sin drones, pero como dice Ingrid Mosquera…
¿Serían tan motivadoras para nuestros estudiantes? ¿Incluirían el desarrollo de la competencia tecnológica? 

Como podemos ver, este tema es muy interesante y hay mucho mucho más por descubrir. Si quieres conocer un poco más de la experiencia formativa con drones, consulta el sitio Deflydrone. 

 

Referencias

(CIO, 2017). Brains incorpora drones para la educación. Recuperado de
http://www.ciospain.es/educacion/brains-incorpora-drones-para-la-educacion

Educación 3.0 (2017). Los drones sobrevuelan las aulas. Recuperado de 
https://www.educaciontrespuntocero.com/noticias/drones-aulas/60148.html

Mosquera, I (2018). Dronótica: 20 posibles usos educativos de los drones. Recuperado de
http://blog.vicensvives.com/dronotica-20-posibles-usos-educativos-de-los-drones/