Educación para la democracia y el desarrollo de México

Entretextos. Número 26

México se encuentra inmerso en procesos de transformación económica, política y social en un entorno global donde prevalece la complejidad y la incertidumbre. Adicionalmente, en este año, se llevarán a cabo elecciones presidenciales, cambios en el poder legislativo federal y en las entidades, así como renovación de gobiernos estatales y municipales, que ponen en discusión el proyecto de nación que permita una mayor igualdad y justicia social.

No cabe duda que la educación es el principal motor que contribuye a la transformación del país y que permite mejorar las condiciones de vida de los mexicanos. Independientemente de quienes sean los ciudadanos, partidos o movimientos sociales que se consoliden en el poder ejecutivo y legislativo, es necesario abrir un espacio de reflexión con todos los actores sociales para la construcción del plan educativo del país.

En este sentido, la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) ha dado a conocer sus propuestas a través del documento Educación para la Democracia y el Desarrollo de México. Las ideas plasmadas son una invitación al diálogo académico para avanzar en la búsqueda de acuerdos sociales.

En el documento se advierten cinco principios de política pública fundamentales: educación de calidad, rectoría del Estado, educación con justicia, atención a la diversidad y evaluación para la mejora educativa. Además se dan a conocer los principales problemas que enfrenta actualmente el sistema educativo nacional, se explican los aspectos relevantes para alcanzar una educación de calidad con equidad y se identifica a los principales actores educativos.

Desde 2013, en la Ley del INEE se establece este órgano público con autonomía constitucional. En el documento se explica que en los últimos cinco años se han impulsado iniciativas para mejorar el sistema educativo, como son la difusión de información especializada sobre el derecho a la educación, el fomento a la cultura de la evaluación, la generación de directrices de política educativa y el establecimiento de evaluaciones en los niveles de educación preescolar hasta la media superior.

Si bien se puede reconocer que en el contexto histórico social del país ha habido avances en el sistema educativo nacional, se tiene que aceptar que son muchos los desafíos por atender y problemáticas internas que resolver para enfrentar los retos del país en una sociedad globalizada con amenazas internacionales poderosas.

En otro orden de ideas, las propuestas y conclusiones de la Junta de Gobierno del INEE destacan la función preponderante del Estado como rector de la educación. Además, centra en la consecución de aprendizajes situados en la comunidad, promueve el respeto a la diversidad cultural y lingüística y plantea la promoción de escuelas inclusivas y justas. Complementariamente, incentiva el desarrollo profesional docente a través del mérito alcanzado, otorga importancia a la formación inicial de maestros en las Escuelas Normales, insiste en el fortalecimiento de la cultura de la evaluación, revalora la gobernanza del sistema educativo y enfatiza en la rendición de cuentas.

En síntesis, el documento contiene principios, objetivos, problemas, temas estratégicos, propuestas y conclusiones. Es el resultado de experiencias desarrolladas en el sistema educativo mexicano hasta la actualidad. De esta manera, maestros, autoridades educativas, legisladores, padres de familia, organizaciones de la sociedad civil y representantes del sector productivo cuentan con un insumo importante en la definición de política educativas para el nuevo sexenio, y, más aún, para cumplir con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Como toda propuesta, es un producto inacabado. Hay aspectos que se tienen que analizar y debatir con amplitud y profundidad. Este tiempo resulta ser una oportunidad para lograr consensos o crear rupturas y discontinuidades. Como el Modelo Educativo para la Educación Obligatoria que ha sido un componente esencial de la Reforma Educativa y que requiere de un replanteamiento riguroso, la agenda del INEE será un insumo en la construcción del nuevo Plan Nacional de Desarrollo y el Programa Sectorial de Educación de la administración federal entrante. Luego entonces, la implementación de la planeación estratégica en el ámbito educativo será crucial para los próximos años.

 

Referencias

CEPAL (2016). Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Una Oportunidad para  América Latina y el Caribe. Santiago de Chile: Publicaciones de Naciones Unidas.

INEE (2018). Educación para la Democracia y el Desarrollo de México. México: INEE.

INEE (2013). Ley del Instituto Nacional para la Evaluación Educativa. México: INEE.

SEP (2017). Modelo Educativo para la Educación Obligatoria. Educar para la Libertad y la Creatividad. México: SEP.