Entorno Personal de Aprendizaje (PLE)

Tecnofilia. Número 40

Considerando que nos encontramos en la era educativa que Weller llama de la abundancia (2011, en Castañeda y Adell, 2013), el Espacio Personal de Aprendizaje (PLE) se muestra como un enfoque novedoso, veamos por qué.

El PLE es el conjunto de herramientas, fuentes de información, conexiones y actividades que cada persona utiliza de forma asidua para aprender[1]. Esto es totalmente informal, y va desde la identificación de nuestros propósitos (¿qué quiero aprender?) hasta la elección de contenidos.

Esta modalidad no es institucional, de hecho es para gente que hace uso frecuente del Internet. Así, el Espacio Personal de Aprendizaje es una manera de aprender, de usar este extraordinario recurso con todo ese conjunto de aplicaciones gratuitas.

Revisando las estadísticas concernientes a los servicios que ofrece el Internet, en 2014 se registraron 47.4 millones de usuarios, es decir 44.4% (MODUTIH 2014)[2]La gráfica 1 muestra el crecimiento de usuarios de Internet del 2001 al 2014. Observe cómo se muestra una tasa anual de crecimiento de 12.5% durante  el periodo del 2006 al 2014.

Como docentes o educadores nos hemos apoyado en esta multiplataforma tecnológica para seleccionar recursos que utilizaremos en el aula. Adell y algunos docentes, convencidos del potencial del Internet, consideran que el Entorno Personal de Aprendizaje es una propuesta para personas innovadoras que quieren aprender de los demás.

El PLE está ligado al concepto de ecosistema del aprendizaje, debido a la estrecha convivencia que se da entre los contextos virtuales y los ambientes de aprendizaje diseñados para aprender.

El siguiente esquema representa la forma en que “actuamos” nuestro PLE[3].

La imagen muestra nuestra ubicación en un entorno de aprendizaje, el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (nuestras TICS, las que utilicemos) bidireccionalmente corresponsables con la gente interesante que elegimos para aprender, y a su vez con quien compartimos lo que sabemos a través de objetos mediadores.

Algunas recomendaciones de los expertos que nos ayudarán a desarrollar nuestro Entorno Personal de Aprendizaje se refieren a ser proactivos, suscribirnos a fuentes de información que nos interesen, administrar contenidos (elaborando y publicando), participar en las conversaciones en red; es decir, dejar de ser observadores para ser partícipes del proceso.

En una segunda publicación compartiremos algunos ejemplos de PLE, incluyendo los nuestros. ¡Les daremos nuestra identidad online!

 

Artículo realizado en colaboración con Esthepany Rodríguez Vivian

Referencias

Castañeda, L. y Adell, J. (Eds.). (2013). Entornos Personales de Aprendizaje: claves para el ecosistema educativo en red. Alcoy: Marfil. Recuperado el 15 de febrero de 2016 de www.um.es/ple/lib

[1] Adell, J. (2014) Webinar #4: Entornos personales de aprendizaje. Recuperado el 15 de febrero de 2016 de https://www.youtube.com/watch?v=xKUiBD6Ckmg

[2] Módulo sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (2014). Recuperado el 15 de febrero 2016 de http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/aproposito/2015/internet0.pdf

[3] Solís, C. (2011). Entorno Personal de Aprendizaje (PLE). Adaptación del video de Jordi Adell Recuperado el 15 de febrero de 2016 de  https://www.youtube.com/watch?v=K0sN5O2ir4M