Entre duelos, riñas y matemáticas

 Superciencia. Número 123

¡Tú eres un agitador comunista que está socavando a nuestra madre Ucrania! El castigo es la muerte.
No, -respondió Tamm-. Yo soy profesor de la Universidad de Odesa y solo he venido aquí para conseguir un poco de comida. 
¡Basura!,-replicó el líder-, ¿de qué eres profesor?
Enseño Matemáticas.
Profesor ucraniano de Matemáticas 

Los medios de comunicación presentan a los grandes matemáticos de la historia como personajes míticos y dedicados por entero a sus investigaciones, como si estuvieran aislados en una burbuja de cristal sin prestar atención al ambiente que los rodea. Nosotros consideramos que esta concepción es falsa ya que el ser humano es un personaje en continua interacción con el mundo familiar y social, del cual adquiere tanto virtudes como vicios. La historia de la ciencia es rica en anécdotas que apoyan nuestra tesis. En esta ocasión abordaremos algunos pasajes de la vida de genios ampliamente conocidos por su contribución a la ciencia y a las matemáticas.

Evaristo Galois fue un matemático francés de principios del siglo XIX cuya efímera vida fue interrumpida de una forma violenta. Murió a la edad de 20 años, algunos dicen que se suicidó, otros aseguran que fue asesinado por sus ideas políticas, ya que se oponía a la monarquía en Francia. La explicación más aceptada cuenta que murió al enfrentarse en un duelo con un rival en amores, ya que como él mismo lo escribió: “Soy víctima de una infame coqueta”. Sin duda Galois es un personaje singular, comprometido con la matemática, su pasión. Se cuenta que toda la noche anterior al duelo en el que perdió la vida, Galois se pasó terminando una parte de las matemáticas conocida actualmente como Teoría de Grupos. Era tanto el interés del joven matemático, no en prepararse para ganar el duelo a muerte, sino por terminar su trabajo, como lo evidencian las notas escritas en las márgenes del documento original, dejado a un amigo para que se lo hiciera llegar a Joseph Liouville. "No tengo tiempo, no tengo tiempo", como si se hubiera visto forzado dejar a otros el trabajo de completar los pasos intermedios de su teoría, lo que hoy conocemos como teoría de grupos de Galois.

El inglés Isaac Newton y el alemán Gottfried Leibnitz fueron dos mentes brillantes del siglo XVII que escenificaron un pleito por la paternidad del cálculo diferencial e integral. Newton lo descubre o "inventa" diez años antes que Leibnitz lo publicara en Alemania, sin embargo Newton solo lo dio a conocer a sus amigos. La disputa se agrava cuando Leibnitz presenta su protesta ante la Royal Society de Londres, de la que Newton era presidente, ¡craso error!, ya que el veredicto fue declarar a Leibnitz como plagiario. Investigaciones posteriores evidencian que ambos descubrieron, cada uno por su lado, el cálculo. Sin embargo, todavía en la actualidad si usted quiere hacer enojar a un inglés y a un alemán pregúnteles: ¿Quién descubrió el cálculo?

No podíamos terminar este escrito de genios peleoneros sin mencionar a los controvertidos integrantes de la familia Bernoulli.

Los Bernoulli fueron integrantes de una dinastía de genios que vivió en Europa durante el siglo XVIII. Los más destacados fueron los hermanos Jacob y Johann, y el hijo de este último de nombre Daniel.

Los Bernoulli eran muy controvertidos y un tanto violentos. Escenificaban riñas públicamente por la paternidad de algún descubrimiento matemático o por la obtención de algún premio de matemáticas. El más rijoso de estos genios fue Johann Bernoulli quien se atrevió a correr de su casa a su hijo Daniel por haberle ganado un premio de matemáticas por el que ambos competían. Al ser echado de su casa, Daniel se traslada a San Petersburgo donde compartió su casa con otro grande: Leonhard Euler.

Guardamos gratos recuerdos de Daniel Bernoulli cuando estudiamos El Principio de Bernoulli en las clases de Hidrodinámica, o las Distribuciones de Bernoulli cuando estudiábamos Estadística.

Peleoneros, egoístas o controversiales; sin embargo, los grandes genios como los aquí mencionados contribuyeron a desentrañar los principios por los que se gobierna la realidad y que deberá a conducir a un mundo más placentero y justo.

Bibliografía
Saenz, E. (1994). Historia de las Matemáticas. Apuntes para un curso. México: Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas. UANL.