Hable con ellos

Tecnofilia. Número 105

Actualmente en el desarrollo de los negocios y las comunicaciones hay una burbuja, un boom por querer encontrar por medio de tecnologías digitales soluciones a casi cualquier dificultad que enfrentamos las personas todos los días. Desde encontrar el lugar más conveniente para comer de acuerdo a nuestra ubicación actual, hasta complicadas estrategias de mercadeo para encontrar a los futuros y muy específicos clientes deseados.

Uno de los horizontes más cercanos para explorar nuevas soluciones es la Inteligencia Artificial (AI). Esta variable de la tecnología digital ha dejado de ser solo un motivo en los géneros narrativos menores como la ciencia ficción, para instalarse cada vez con mayor presencia en la vida cotidiana de las personas.

Tal vez una de las caras más conocidas y difundidas de la AI son los asistentes personales de los teléfonos inteligentes como SIRI de Apple o Ok Google de Alphabet, donde se utiliza el procesamiento del lenguaje natural para responder preguntas, realizar recomendaciones y emprender acciones mediante especificar solicitudes. Estos aplicativos utilizan palabras clave para resolver el desafío encomendado, y aunque nos resulte sorprendente el resultado, la solución se encuentra en comparar la morfología de las palabras y arrojar el resultado más parecido; sin embargo, dejan poco espacio para explorar el significado.

A principios de 2018 Google anuncia un Talk to Books, un experimento virtual con enfoque semántico. Esta experiencia de usuario consiste en ingresar en un campo de búsqueda una pregunta o frase y la aplicación busca entre cien mil libros para mostrar los resultados más parecidos de acuerdo al significado, más que a la similitud de las palabras clave o categorías.

La experiencia podría confundirse con un buscador web tradicional, sin embargo vincula una serie de tecnologías y avances científicos sobre tecnología semántica y comprensión natural lingüística, inteligencia artificial, y el proyecto “Google Books” de digitalización e indexación de un gran número de títulos literarios.

Al desarrollar esta tecnología utilizan miles de millones de líneas de diálogo para enseñarle a la aplicación cómo fluyen las conversaciones humanas reales. Una vez que la inteligencia artificial ha aprendido de esa información, puede predecir la probabilidad de que una declaración siga a otra como respuesta.

De acuerdo con Google, Talk to Books es más una herramienta creativa que una forma de encontrar respuestas específicas. En este experimento no toman en cuenta si el libro trata sobre un tema específico, el modelo solo mira qué tan bien se empareja cada oración con su consulta. A veces, encuentra respuestas que pasan por alto la marca o que se toman completamente fuera de contexto.

Lo cierto es que si se concreta este experimento en una aplicación útil, podría representar un salto muy conveniente en la manera en que las personas buscan información en fuentes más formales. De avanzar fuera de un plano experimental, podríamos implementar la aplicación en diferentes bases de datos académicos y científicos con resultados asombrosos. En un video publicado en las redes sociales del Foro Económico Mundial (2018) se dice que “Es posible que Google haya creado la herramienta de investigación más útil de la historia”. Habrá que ver, tendremos que esperar para comprobar si en realidad en un futuro cercano podremos hablar con los libros.

 

Referencia

Foro Económico Mundial (2018) Habla con los libros. Recuperado de
https://www.facebook.com/foroeconomicomundial/videos/1749959318430451/?hc_ref=ARRejCjmESQLstLfDf3Jr44Wxe5AhGpW9altY5eUwPzAib95Lt686YZSfDR_
bOMQ3E8