La enseñanza de la ciencia más allá de las apariencias

Tecnofilia. Número 120

Las clases expositivas en las que el maestro habla y los estudiantes escuchan atentamente en la soledad de su mesa banco ya no funcionan.
Modelo EFIT

No abordaremos en este artículo las propuestas teóricas llamadas “Enseñanza de la ciencia por descubrimiento”, “Enseñanza de la ciencia mediante el cambio conceptual”, “Enseñanza de la ciencia mediante el conflicto cognitivo”, y tantas más que, desgraciadamente no rebasaron las paredes de las universidades o las escuelas normales desde el siglo pasado. En esta ocasión, comentaremos lo que se practica y se observa en las aulas de educación básica de nuestro país, sin descuidar la relación entre lo que se dice y se practica y lo que está escrito en las grandes obras de ciencia y didáctica de la ciencia.

En los años sesenta y setenta, se da un impulso a la enseñanza de la física, la química y la biología en la escuela secundaria. En este empeño, se construyeron laboratorios y se equiparon con materiales para la realización de las llamadas “prácticas de laboratorio”. Las escuelas normales formaron maestros de ciencias con las habilidades y las actitudes necesarias para enseñar utilizando el laboratorio escolar, se imprimieron manuales de prácticas de laboratorio para maestros y alumnos. Lamentablemente este esfuerzo no continuó en los noventas y la actividad experimental se abandonó en las escuelas secundarias, de tal manera que la experiencia de los años anteriores, que debiera haber evolucionado hacia una concepción más holística permaneció sin cambio, en la mayoría de las secundarias de nuestro Estado, el laboratorio de ciencias fue abandonado, convirtiéndose en bodegas o en anexos grises, “vestigios de glorias pasadas”.

En los casos excepcionales en que el laboratorio no desapareció, se realizan prácticas experimentales descontextualizadas ya que se abandona la enseñanza teórica, convirtiendo las prácticas de laboratorio en un montaje de experimentos vistosos para lucirse en exposiciones (ferias de ciencia). Existen dos imágenes de la ciencia y del científico en la escuela básica de nuestro país: La ciencia como una actividad divertida practicada por personajes sabios, aunque cómicos y distraídos, y La ciencia como una actividad seria, interesante y formal. Cuando se adopta el segundo modelo, la enseñanza se convierte en una actividad fría, difícil, abstracta, aburrida y alejada de la realidad. Cuando se promueve el primer modelo, se pretende hacer de la ciencia una actividad interesante, pero se sitúa en la mera observación de los fenómenos sin llegar a la esencia. Se realizan experimentos vistosos, se viste la bata de científico, se realizan tianguis y cruzadas de ciencias, pero no se practica una didáctica que promueva competencias para conocer la realidad y mucho menos explicarla y transformarla, esta imagen es muy promovida por los medios de comunicación”. (Pérez, 2013)

La propuesta de aula de ciencia no ha podido implementarse en nuestras escuelas secundarias debido a que existen lastres conceptuales, teóricos, económicos y laborales que lo impiden.

Aunado a este lamentable estado del arte, las TIC están generando graves conflictos en las aulas de ciencia de secundaria debido a que el profesor y el libro de texto ya no son los poseedores absolutos de la información. Esta se genera, se regenera y se redistribuye en LA RED y a ella tienen acceso nuestros estudiantes en cualquier momento. La escuela se resiste a los nuevos tiempos pues está prohibiendo el uso de dispositivos (Smartphone, Tabletas) en el aula, porque no ha generado una didáctica que utilice la información en línea para la construcción del conocimiento. Sin embargo esta prohibición no puede resistir mucho, la escuela tiene la importante tarea de generar propuestas didácticas para la construcción de habilidades y actitudes que favorezcan la construcción del conocimiento científico, y en esa ardua tarea, los laboratorios tradicionales (Hands on), los laboratorios virtuales y las TIC están esperando ser utilizadas pedagógicamente.

 

Referenecia
Pérez, J. (2013). La enseñanza de la ciencia en la escuela básica. Recuperado de 
https://monitor.iiiepe.edu.mx/notas/la-ense%C3%B1anza-de-la-ciencia-en-la-escuela-b%C3%A1sica

 

Bibliografía
Pérez, J. A. y Lozano, O. (2001). La Enseñanza de la Física en la Escuela Secundaria. Gobierno del Estado de Nuevo León. Monterrey: Universidad Pedagógica Nacional, Escuela Normal Superior Moisés Sáenz Garza, Escuela de Graduados.

Rojano, C. (2004). Enseñanza de la Física y las Matemáticas con Tecnología. Centro de investigación y de estudios avanzados - ipn departamento de matemática educativa.