Las 10 habilidades que los niños desarrollan con las artes

 Las 10 habilidades que los niños desarrollan con las artes

Un tema del que poco se habla es la formación de maestros en el área de las artes;  actualmente el enfoque hacia las ciencias, matemáticas, ingeniería y tecnología hace que se deje de pensar en las habilidades que la gente joven puede desarrollar estudiando las artes.

A continuación se presenta una síntesis de las 10 habilidades, que Lisa Phillips comparte en su libro “The Artistic Edge: 7 Skills Children Need to Succeed in an Increasingly Right Brain World”, donde muestra cómo las artes desarrollan habilidades significativas para el éxito académico y la vida diaria

  1. Creatividad: El pensar y actuar de manera rápida en situaciones específicas y realizar tareas de enfoque desde diferentes perspectivas distinguirá a un niño del resto. En un programa de artes el niño puede recitar un monólogo de 6 diferentes maneras, teniendo esto como propósito crear una imagen que representará la memoria, además de componer un nuevo ritmo para mejorarlo. Si los niños practican pensando creativamente, con el paso del tiempo lo harán de manera natural. 
  2. Confianza: Las habilidades desarrolladas a través del teatro construyen la confianza necesaria para tomar el control del escenario. La formación teatral hace que los niños salgan  de su zona de confort al cometer errores y aprender de ellos durante los ensayos. 
  3. Solución de problemas: ¿Cómo puedo convertir este pedazo de arcilla en escultura? Las creaciones artísticas nacen a través de la solución de problemas; los niños que participan en las artes constantemente enfrentan este reto. Toda esta práctica de solución de problemas hace que se desarrollen sus habilidades de razonamiento y comprensión.
  4. Perseverancia: Cuando un niño agarra el violín por vez primera, sabe que interpretar a Bach no es una opción; con la práctica, los niños aprenden técnicas y desarrollan habilidades para no darse por vencidos. En un mundo competitivo como el de hoy en día la perseverancia es la base del éxito.
  5. Enfoque: La capacidad de concentración es la clave que se da a través del trabajo en conjunto, por ejemplo el de una orquesta. Mantener el equilibrio entre escuchar y participar pensando en el rol propio y cómo éste contribuye al todo, involucra una gran cantidad de concentración y enfoque. Investigaciones recientes han demostrado que la participación en las artes mejora la capacidad de los niños para concentrarse y enfocarse en otros aspectos de sus vidas.
  6. Comunicación no verbal: A través de experiencias en el teatro y la danza, los niños aprenden a utilizar los mecanismos del lenguaje corporal; estos movimientos comunican emociones. Los maestros perfeccionan las habilidades de interpretación de los niños para asegurarse que al momento de interpretar el personaje transmitan a la audiencia de manera efectiva.
  7. Retroalimentación constructiva: El recibir una retroalimentación constructiva acerca de una actuación o de una pieza de arte es una práctica común. Los niños experimentan que estas retroalimentaciones forman parte de su aprendizaje y no deben ofenderse ni tomárselo de manera personal. Cada disciplina ha construido diversos parámetros para garantizar que la crítica es una invaluable experiencia que contribuye al éxito del producto final.
  8. Colaboración: A través de las artes los niños practican el trabajo colaborativo, comparten responsabilidades y se comprometen con otros para lograr un objetivo común. Cuando un niño forma parte de una obra de teatro, de una producción de danza o de una orquesta musical, empiezan a entender que su contribución es necesaria para el éxito del grupo. Con estas experiencias los niños aprenden a tener confianza en sí mismos y se dan cuenta que su aportación dentro del grupo es igual de valiosa que el resto del equipo aunque no tengan el rol principal.
  9. Dedicación: Cuando los niños están acostumbrados a practicar actividades artísticas en las que el resultado va desde un producto final hasta una interpretación, aprenden a asociar la dedicación con el sentimiento de logro. Durante esta práctica desarrollan hábitos de trabajo como el estar a tiempo en los ensayos, respetar las aportaciones del resto del equipo y esforzarse en el éxito del producto final. En las artes escénicas, la recompensa por la dedicación es la sensación del calor de los aplausos del público que hacen que todos los esfuerzos hayan valido la pena.
  10. Responsabilidad: Si los niños practican creando algo de manera colaborativa, saben de antemano que sus acciones afectan al resto de la gente, por ejemplo el llegar tarde a un ensayo. A través de las artes los niños aprenden que es importante admitir que cometieron un error y que deberán tomar la responsabilidad, ya que los errores son parte del proceso del aprendizaje de las artes.