Modelando la realidad

Superciencia. Número 129

Los estudios epistemológicos, históricos y sociológicos de la ciencia de las últimas décadas han permitido una comprensión de la naturaleza de la ciencia cada vez más próxima a la práctica científica real, en la que los modelos tienen un papel central.
Acevedo, García, Aragón y Oliva

La realidad se conoce mediante un esfuerzo intelectual que incluye la observación, la medición, la reflexión, la contrastación de los hechos observados con nuevas evidencias, la formulación y reformulación de hipótesis, no necesariamente en ese orden.

El estudio de la “escurridiza” realidad se realiza abstrayendo la “porción” de ella que se quiere conocer utilizando modelos.

Ante una realidad compleja en la que actúa una diversidad de variables, difícil de integrar en su totalidad, se emplean modelos para representarla y estudiarla.

Los modelos son representaciones de la realidad y los hay desde los más simples hasta los muy complejos, según sea la profundidad del estudio que se desea hacer y del conocimiento previo que se posea, desde el progreso humano alcanzado en el tema cuando se trata de investigación científica, o desde el punto de vista didáctico cuando se trata de la enseñanza de la ciencia.

Los modelos para la enseñanza de la ciencia pueden ser:

 

Simulaciones

 

Los modelos se ubican en el vértice de una estructura en forma de "V", conectados con las teorías por un lado y con los fenómenos por el otro, he ahí la razón de su riqueza didáctica.

Un buen maestro de ciencia es aquel que elabora estrategias y recursos didácticos para construir las competencias que favorezcan en sus estudiantes “la comprensión de fenómenos y procesos naturales desde la perspectiva científica, así como la comprensión de los alcances y limitaciones de la ciencia y del desarrollo tecnológico en diversos contextos, y la toma de decisiones informadas para el cuidado del ambiente y la promoción de la salud orientadas a la cultura de la prevención”.

No se debe olvidar que tenemos un niño y adolescente en riesgo, vulnerado y necesitado de protección, mientras que por el otro debemos perseguir la visión de un niño liberado y potenciado por la tecnología. Esta paradoja se debe tener presente al momento de construir estrategias para la enseñanza de la ciencia, elaborando modelos que permitan llegar a la esencia de la realidad, pues solo conociéndola se puede construir un mundo más habitable…, o muchos mundos.

 

Bibliografía

Acevedo, J., García, A., Aragón, M. y Oliva, J. (2017). Modelos científicos: Significado y papel en la práctica científica. Revista científica, (30).

Fendt, W. (2018). Apps de Física. Recuperado de http://www.walter-fendt.de/html5/phes/.  

Pérez, J. (2012). La enseñanza de la física en la escuela secundaria mediante simulaciones en computadora. Monterrey: Secretaría de Educación de Nuevo León.

Secretaría de Educación Pública. (2011) Programas de Estudio 2011. Guía para el Maestro. Secundaria, Ciencias. México: SEP

Wilson, J y Buffa, A. (2000). CollegePhysics. Cuarta Edición. New Jersey: Prentice Hall.