Recursos y referentes internacionales para desarrollar las competencias digitales docentes

Tecnofilia. Número 109

Las TIC ofrecen oportunidades valiosas para mejorar la práctica educativa. No obstante, esto no es suficiente para fundamentar el incremento de recursos tecnológicos dentro del salón de clases, ya que un docente preparado con contenidos y programas curriculares de alta calidad podría generar oportunidades de aprendizaje efectivas con o sin tecnología. Por lo tanto, más allá del auge de las TIC, es fundamental que nos enfoquemos siempre en la formación de los estudiantes y en el desarrollo de una gestión tecnológica que involucre a todos los actores de la educación.

El papel de los docentes es clave en la integración de las TIC dentro de las instituciones educativas. A nivel nacional, el Programa de Inclusión Digital (PID) contempla la formación y el desarrollo profesional docente con base en el Marco Común de Competencias Docentes TIC, que la UNESCO publicó en el 2011 (SEP, 2016). Mientras que, a nivel internacional, los debates giran en torno a la creación de marcos comunes que permitan identificar qué competencias son fundamentales, cuáles son sus niveles de desarrollo y qué indicadores nos permitirían evaluar con mayor objetividad la situación de los docentes.

En relación a este tema, se presentan dos publicaciones de Estándares e Indicadores de Competencias Digitales Docentes.

Competencias y Estándares TIC: desde la dimensión pedagógica

En el 2016, con el apoyo de la UNESCO, un equipo de investigadores de la Pontificia Universidad Javeriana (Valencia-Molina et al., 2016) publicó una propuesta de formación a partir de las competencias y estándares TIC. La propuesta parte de una idea: El potencial de las TIC depende de la apropiación y el uso reflexivo que los docentes hagan de ellas, por lo que se establecieron tres niveles de apropiación:

  • Integración: utiliza las TIC como herramientas que facilitan la presentación, comunicación, transmisión e intercambio de la información.
  • Reorientación: las emplea en una actividad en particular para organizar su práctica y motivar la participación de los estudiantes.
  • Evolución: expande los usos de las TIC, las utiliza de manera flexible y creativa para desarrollar el pensamiento crítico acerca del contenido y mediar las relaciones e interacciones entre los estudiantes, el profesor y otros profesionales de la educación.

Veamos un ejemplo…

Imaginemos que un estudiante se lesiona y debe permanecer en cama durante dos semanas. Ante esa situación, sus maestros deciden generar estrategias de aprendizaje a distancia. El docente de Ciencias decide enviarle presentaciones por correo con el contenido visto en clase, el maestro de Lengua extranjera opta por crear juegos interactivos en Kahoot, mientras que la maestra de Español en conjunto con el de Tecnologías, trabajan el tema de búsqueda de documentos especializados en Internet y encargan un ensayo colaborativo con referencias confiables en Google Documentos.

En este caso, el docente de Ciencias se ajusta más al nivel de integración, puesto que utiliza las tecnologías como un medio para difundir la información vista en clase. El maestro de Lengua extranjera motiva y facilita el aprendizaje de la información a través de actividades interactivas que le permiten observar el desempeño de todos los estudiantes del grupo, por lo que se ubica en el nivel de reorientación.

En la última estrategia, se promueve la colaboración entre estudiantes y profesores, se utilizan herramientas que son importantes en el contexto tecnológico actual (aunque no son exclusivas del entorno educativo) y se promueve la reflexión respecto la transmisión de conocimientos a través de la red. El maestro de Tecnologías permite que los estudiantes desarrollen las competencias tecnológicas que requieren para completar la tarea, mientras que la profesora de Español facilitará la creación del producto final, al abordar los aspectos comunicativos sobre la construcción de un ensayo. Por lo tanto, se observa una apropiación de las TIC en el nivel de evolución, en donde los docentes trabajan de forma colaborativa para generar mejores estrategias y garantizar su efectividad.

En base a lo anterior, se concluye que el nivel de apropiación TIC de un docente se observa en sus prácticas educativas. Lo importante es utilizar indicadores y estándares que permitan una evaluación objetiva y la creación de rutas de formación docente, por lo que se recomienda consultar la publicación.

 

Marcos comunes de competencias digitales docentes

En el 2017, la Unión Europea publicó el DigCompEdu, un marco común de competencias digitales docentes que impulsa la creación de estrategias para maximizar el potencial de las tecnologías digitales en la educación. El marco comprende 22 competencias que se miden a través de la siguiente escala: Novatos (A1), Exploradores (A2), Integradores (B1), Expertos (B2), Líderes (C1) y Pioneros (C2). (European Union, 2017).

A partir del DigCompEdu, el Instituto Nacional de Tecnología Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF) de España publicó el Marco Común de Competencia Digital Docente, que apoya a generar capacitaciones pertinentes de acuerdo con el contexto español. El marco plantea indicadores que evalúan el dominio de las competencias de acuerdo con cinco áreas: Información y alfabetización informacional, Comunicación y colaboración, Creación de contenido digital, Seguridad y Resolución de problemas. (INTEF, 2017).

Junto con la publicación del marco, el INTEF creó el sitio web Portfolio de la Competencia Digital Docente, que se enfoca en el sistema educativo español, pero permite el registro a docentes de cualquier nacionalidad. En el sitio, los profesores pueden:

  • Realizar una autoevaluación interactiva de sus competencias digitales.
  • Crear un portafolio con evidencias para comprobar sus competencias digitales.
  • Obtener un pasaporte virtual que muestre su nivel de desarrollo (de A1 a C2).
  • Acceder a un itinerario formativo personalizado en línea de acuerdo con las competencias que requiere fortalecer.

 

Es importante que los profesionales de la educación complementemos nuestra formación de acuerdo con las tendencias nacionales e internacionales. En particular, sería constructivo suscribirse al Portafolio de la Competencia Digital Docente para monitorear y construir una ruta de formación constante que conduzca a la innovación en los procesos educativos. En este caso, recomiendo leer y visitar los siguientes enlaces:

 

 

Referencias

European Union. (2017). Evaluar la competencia digital docente. Obtenido de The European Commission's science and knowledge service. Recuperado de https://ec.europa.eu/jrc/sites/jrcsh/files/digcompedu_leaflet_es-nov2017pdf.pdf

INTEF. (2017). Marco Común de Competencia Digital Docente Octubre 2017. España: INTEF. Recuperado de
http://aprende.educalab.es/wp-content/uploads/2017/11/2017_1020_Marco-Com%C3%BAn-de-Competencia-Digital-Docente.pdf

SEP. (2016). Programa de Inclusión Digital 2016-2017. Ciudad de México: Secretaría de Educación Pública.

Valencia-Molina, T., Serna-Collazos, A., Ochoa-Angrino, S., Caicedo-Tamayo, A., Montes-González, J., & Chávez-Vescance, J. (2016). Competencias y estándares TIC desde la dimensión pedagógica: Una perspectiva desde los niveles de apropiación de las TIC en la práctica educativa docente. Cali: Pontificia Universidad Javeriana - Cali. Recuperado de http://www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/FIELD/Santiago/pdf/Competencias-estandares-TIC.pdf