Escuelas en Finlandia: del aprendizaje por materias a los tópicos

Por años Finlandia ha sido considerado el sistema educativo más exitoso, situado en las posiciones más altas de los rankings internacionales tanto en literatura como en matemáticas. Muchos políticos y educadores han peregrinado a la capital de este país, Helsinki, con la esperanza de identificar y replicar sus claves para el éxito.

Esta situación da aún más importancia a la gran empresa que el país está iniciando; una de las reformas educativas más radicales propuestas por una nación: desaparecer la tradicional enseñanza por materias a favor de una enseñanza por tópicos.

Este cambio tiene una motivación primordial, la necesidad de una nueva educación para preparar a las personas de acuerdo a lo que la sociedad actual requiere. Así como la vida ha cambiado y ahora la sociedad y el mercado laboral buscan nuevas competencias en las personas, la educación también debe cambiar para preparar mejor a las nuevas generaciones.

Las horas dedicadas de manera específica a ciertas asignaturas (una hora para historia y otra diferente para geografía, por ejemplo) se están cambiando por lo que los finlandeses llaman enseñanza por tópicos. En este nuevo esquema, un estudiante pudiera tener un tópico sobre “servicios de la cafetería” en el cual se le presenta un reto o un proyecto que involucra elementos de matemáticas, lenguaje, habilidades de comunicación y de escritura.

En otros temas más académicos, los estudiantes participan en tópicos que son interdisciplinares, como por ejemplo, estudio de la Unión Europea, en el que se unen elementos de economía, historia (de múltiples países), lenguaje, geografía, política, etc.

Pero este no es el único cambio que plantea la reforma. Se promueve un enfoque mucho más colaborativo, en el que los estudiantes trabajan en pequeños grupos para resolver problemas relacionados a sus contextos reales, a la vez que mejoran sus habilidades de comunicación.

Este cambio no es sencillo, y con frecuencia ha encontrado objeciones por parte de directivos y docentes que han trabajado durante toda su vida profesional con una asignatura definida y para los cuales no es sencillo cambiar el enfoque. Como una forma de apoyar a estos maestros, se ha desarrollado una estrategia de enseñanza compartida, en la que otro docente con experiencia en la nueva metodología, los acompaña a planificar y hacer seguimiento de las sesiones de clase.

Finlandia se ha planteado el reto de realmente repensar su modelo educativo, de manera que auténticamente se prepare a los niños y jóvenes con las habilidades que se requieren el día de hoy y las que necesitarán para construir el futuro. Ahora los ojos del mundo estarán al pendiente de los resultados que obtenga y quizá de nuevo aprender de la manera finlandesa de hacer educación.